Profesora adopta el veganismo por razones éticas y de justicia alimentaria- Para El Nuevo Sol

Este año, el CDC reporta que el 43% de latinas en este país padecen de obesidad, siendo el segundo grupo más obeso en Estados Unidos, después de las afroamericanas. 

Pofesora de CSUN, Linda Álvarez
Photo by: Joanna Renteria

Por JOANNA RENTERÍA
EL NUEVO SOL

“¿Qué vas a comer? Aire?!” Fue la respuesta de la familia de Linda Álvarez, después de contarles que ya no comería carne ni ningún producto derivado de los animales.

Álvarez de 35 años es profesora de Estudios Centroamericanos en la Universidad Estatal de California en Northridge. Por diez años, la costarricenseamericana, ha seguido la dieta vegetariana. Los últimos cuatro años, ha seguido una dieta más estricta, la dieta vegana.

Un vegano, o vegetariano estricto, no consume ningún producto que provenga de animales.

Fue a la edad de 25 que la costarricense se encontró con un artículo donde conoció más sobre el maltrato a los animales. Fue ese artículo que la motivó a educarse sobre el tema.

“Comencé a leer muchos libros y articulos que tienen que ver con la salud, que tienen que ver con el tratamiento de los animales”

Aunque Álvarez creció en Los Ángeles, California, los platillos que acostumbraban a comer en casa, tenían una gran influencia costarricense, como el gallo pinto que es la combinación de arroz y frijoles, o los llamados moros y cristianos. Igual que olla de carne, un caldo muy típico de Costa Rica, que es una combinación de verduras con carne.

El cambio de alimentación no fue fácil para la costaricienseamericana, pero es algo que de lo que se siente muy apasionada.

Desde el 2009, Álvarez dedica su tiempo a salvar animales domésticos y a trabajar como voluntaria en “Farm Sanctuary”, un albergue para todo tipo de animales.

De acuerdo con “Farm Sanctuary”, en el 2007, el 95% de las gallinas que proveen millardos de huevos para el consumo anual, pasan la vida enjauladas, muchas veces sin poder moverse ya que de cinco a diez gallinas comparten la misma jaula.

En el 2010, se sacrificaron casi 35 millones de vacas en Estados Unidos.

El problema, además del maltrato a los animales, según Álvarez, es que la carne viene enferma e inyectada con hormonas.

“Esta dieta vegan es motivada por razones de salud y también razones políticas y económicas”

Álvarez, quien creció dentro de comunidades latinas, comenta que las opciones nutritivas no están disponibles. Es una cuestión política que está afectando a estas comunidades gravemente.

“Estamos viendo problemas que no teníamos antes”,agrega Álvarez.

Este año, el CDC reporta que el 43% de latinas en este país padecen de obesidad, siendo el segundo grupo más obeso en Estados Unidos, después de las afroamericanas.

Álvarez se alimenta con vegetales, frutas, muchas lentejas, frijoles, y granos. Comidas que no cuestan mucho dinero y que son mucho más saludables que la comida rápida, o la comida artificial.

“Muchas de las injusticias que sufrimos en las comunidades es por lo que comemos y por lo que no comemos”, comenta la costaricienseamericana.

Para Álvarez la justicia social empieza con la protección de los derechos de los animales, el acceso a la salud y la buena alimentación.

Para artículo, visite El Nuevo Sol Salud