Hay de esas personas… (me atrevo a decir que la mayoría) que evitan sentir algo de tristeza, que evitan confrontar su realidad, que prefieren esconder esos sentimientos bajo una alfombra, esperando regresar y no encontrarlos.

Yo no soy de esas personas.

Al contrario, amante de la música, del arte, de la poesía, me he encontrado más impresionada y conectada con artistas que se han expuesto y que han compartido su tristeza, su realidad, su historia con el mundo.

Piénsalo.

¿Como es que has llegado a enamorarte de esa persona? ¿Como es que has llegado a ser la mejor amiga/o de esa otra? Las cosas que más nos apasionan son las cosas y las personas que conocemos, de las que hemos aprendido. Sentir diferentes emociones con otro ser humano es el regalo más divino que podremos haber vivido.

Anoche vi a una de mis artistas favoritas, Carla Morrison.

Carla Morrison, The Roxy

Me topé con la música de Carla durante un tiempo en el que sus palabras cantaban mi realidad. Anoche en sus propias palabras, ella habló de esa misma realidad de la que mencioné.

“The highs, the lows, it’s all worth it. No todo es perfecto, no todas relaciones son ideales, pero son reales…”,  con esas palabras introdujo la canción “Tú Atacas”.

Tú intentabas. Yo te ignoraba.

Tú me pediste regresar y yo dudaba.

Yo fui torpe. Yo fui mala.

Yo no escuché con claridad lo que explicabas.

Me lastimaste.Te lastimé.

La lejanía no nos dejaba ver.

Como artista, como persona, como presentadora, Carla es una cantante mexicana que ha logrado abrirse a su público y logrado conectarse con personas… yo soy una de ellas.

Finalizando su concierto en Los Ángeles en promoción de su nuevo disco #AmorSupremo, Carla compartió otra realidad que creo muchos olvidamos pero creo necesario practicar.

“First, before anything… before you can love another person, you must love yourself.”

Tal vez ahora entiendas un poco más sobre el arte que vive en la música de Morrison.