Una lágrima escurre por mi cara

Con las manos temblando y un corazón partido, leo tus mensajes una y otra vez. 

Son las 12 de la tarde, no es noche… es de día. Y me encuentro aquí contemplando si responder. 

Una lágrima escurre por mi cara. 

Puedo sentir mi propio corazón… y es que nadie antes de ti me hizo sentir esta pasión. 

Pensé que estaba enamorada una vez antes, tenía 20 años… de nuevo lo sentí a los 21 y después a los 22. Pero no, nadie antes de ti me ha echo sentir, pensar, dudar y querer como tú. 

Han pasado semanas o meses… me buscas, yo no a ti sino tu a mi. 

Y yo que me muero por ti pero más por mi. 

Lo que pasa no es que eres mala persona ni que fuiste malo conmigo, sino que me encuentro incapaz de querer o amar a un individuo más que me podré querer a mi. 

Ahora, me encuentro sentada en un departamento que llamo mío. Veo a mi alrededor, me siento sola…

Más lágrimas escurren por mi cara.

Veo tus mensajes…me tomo mi café…lo pienso. pero no, no puedo… Tengo frío, siento mi departamento más frío que antes, más frío que nunca…y me tomo el café rápido para sentir el calor de mi alma una vez más. 

Fuiste y lo serás… pero no ahora, no puedo.